PLA: el material sostenible que sustituye al plástico en packaging

Poco a poco, el PLA se ha convertido en un material verdaderamente sostenible e innovador dentro sus diferentes aplicaciones en el empaquetado de productos, en el campo de la medicina o en la industria textil, entre otros.

Pero ¿qué conocemos en realidad sobre este material?

En primer lugar, es importante saber que el PLA no es un material nuevo, ya que nos lleva acompañando desde hace varias décadas. Wallace Carothers, científico de la compañía Dupont creó el PLA en 1932, un producto de poco peso molecular obtenido a partir del proceso de calentar ácido láctico al vacío. Sin embargo, no fue hasta 1954 cuando Dupont patentó el proceso de Carothers.

En este post de Grupo IMAR, vamos a conocer en qué consiste exactamente el PLA, para qué se utiliza y a despejar todas las dudas sobre si realmente se trata de un material sostenible. ¡Continúa leyendo!

Qué es el PLA

El PLA, también denominado ácido poliláctico, es un polímero biodegradable altamente versátil, que se genera a partir de recursos 100% renovables como el maíz, el trigo o la remolacha, por ejemplo; su principal característica es que se trata de un material más sostenible que los plásticos provenientes del petróleo.

Para fabricar este material lúcido, brillante y resistente a la grasa y la humedad, se extrae de las plantas la glucosa o almidón que posteriormente se convierte en dextrosa mediante la adición de enzimas. Acto seguido, se fermenta con ácido láctico y se extrae lo que es propiamente el PLA.

Para fabricar 1 kg de PLA, se necesitan más de 2 kg y medio de maíz.

A diferencia de los plásticos a base de petróleo, el PLA se produce a partir de materias primas renovables y no está basado en combustibles fósiles. Sin embargo, existe una gran cuestión en torno a su producción: ¿está realmente justificado extraer este material de diferentes alimentos cuando la población crece a un ritmo realmente vertiginoso?

PLA: el material sostenible que sustituye al plástico en packaging 1

¿Es realmente el PLA un material sostenible?

El problema que siempre ha estado sobre la mesa con el plástico es que para su producción se emplean combustibles fósiles. En el caso del PLA, se requiere entre un 30-50% menos.

Aunque el PLA esté compuesto por materias primas renovables y sea biodegradable, su falta de infraestructura a la hora de ser reciclado anima a que nos planteemos si es realmente sostenible con el medioambiente. Dentro de este material que perfectamente es capaz de sustituir a otros plásticos, encontramos una serie de ventajas que lo diferencian de otros materiales del mercado:

  • Emite menos gases contaminantes que otros tipos de plásticos. A diferencia de otros plásticos derivados del petróleo, el PLA es un plástico menos nocivo para el medioambiente ya que no contamina tanto.
  • Se descompone rápidamente. A diferencia de otros plásticos que perduran en el tiempo, los elementos naturales con los que está fabricado el PLA pueden descomponerse en pocos meses.
  • El PLA es un termoplástico. El ácido poliláctico se convierte en líquido cuando su punto de fusión está entre 150-160º. La ventaja de los termoplásticos es que pueden ser ajustados a diferentes formas mediante su calentamiento sin llegar a degradarse.
  • Altera algunas propiedades de los colores. Por ejemplo, los colores negros y amarillos se rompen al doblarse, en cambio el azul y el verde se mantienen intactos. Por otro lado, el rojo es un color que se pega más por el calor.

[¿Quieres reemplazar el plástico en packaging para unirte a la transición ecológica? Descubre cómo aquí]

Los diferentes usos del PLA

Como hemos explicado anteriormente, el PLA se distingue por ser un polímero muy versátil que se puede aplicar en distintos tipos de sectores. La película de PLA se encoge cuando se calienta, lo que supone que este material es perfecto para envolturas retráctiles. Algunos usos del ácido poliláctico son:

  • PLA en packaging. El PLA se aplica en recipientes de alimentos, en botellas de agua, bolsas de verduras congeladas o en cubiertos desechables, por ejemplo. Una de sus ventajas en cuanto a su empaquetado es que, gracias a su estética y su fácil impresión, el PLA es resistente a los aceites y las grasas, reduciendo así los olores y sabores que los alimentos pueden desprender.
PLA: el material sostenible que sustituye al plástico en packaging 2
  • Sector médico. Al no ser un material tóxico, el PLA es comúnmente utilizado en el campo de la medicina en implantes médicos como implantes de huesos, alfileres, carillas y tornillos, entre otros. Dentro del cuerpo del paciente, estos utensilios se deshacen por completo a partir de los 6 meses, eliminando la necesidad de una cirugía para extraerlos.
  • Sector textil. Las fibras del PLA se utilizan para fabricar ropa deportiva, productos de higiene, material de tapizado o pañales, por ejemplo, ya que sus fibras tan finas consiguen que sea muy resistente.
  • Impresoras 3D. Es uno de los plásticos más utilizados en la impresión 3D, ya que es un plástico que requiere de un coste inferior y además es fácil de conseguir en forma de filamento.

Si en tu empresa estáis cada vez más concienciados con el medioambiente y buscáis sustituir plastificados basados en petróleo por materiales y packaging sostenible y ecológico, en Grupo IMAR trabajamos con PLA para sustituir los plásticos contaminantes realizando trabajos muy minuciosos y concisos para nuestros clientes.

Si tienes cualquier duda o consulta, ponte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Sorprendido por lo que Imar puede hacer por tu producto?

Suscríbete a nuestro boletín semanal para mantenerte al día con nuestros últimos proyectos.

Ir arriba