Ventajas de externalizar los procesos de acabados gráficos en empresas de packaging

Estampar, plastificar, troquelar, serigrafiar o engomar son algunos de los procesos de acabados gráficos que existen actualmente y que más demandan las empresas que se dedican al diseño y desarrollo de packaging.

En el sector gráfico los acabados son una serie de técnicas o procesos de producción de cualquier tipo de material que tienen como finalidad otorgar un valor añadido, y normalmente son desarrollados por empresas especializadas en estos servicios.

Si tu empresa ha detectado la necesidad de cubrir uno de estos servicios y estás valorando si realizar el proceso inhouse o externalizar, en este post de Grupo IMAR te enumeramos cuáles son las ventajas de apostar por que una empresa externa especializada se ocupe de asumir las labores de desarrollo de los procesos de acabados gráficos.

En anteriores posts ya comentábamos las diferencias que había entre los costes de comprar tu propia maquinaria de impresión vs. externalizar; también te puede ser de utilidad entender cuánto supone la inversión completa a la hora de asumir estos procesos.

Qué son los procesos de acabados gráficos

Entendemos por acabados gráficos aquellos procesos de la industria gráfica que complementan de forma previa y posterior el proceso mismo de impresión. Los procesos gráficos están compuestos  por una serie de fases:

  1. Fase de aislamiento. En esta fase se definen los tiempos, recursos que se van a emplear, el acabado que se busca, el color, la tipografía, la forma y los costes.
  2. Fase de generación de ideas y Fase de diseño. En la fase de generación de ideas, tanto el cliente como la empresa diseñadora trabajan juntos para poner en la mesa las ideas generales que surjan. Aquí el diseñador puede plantear sus bocetos o ideas de lo que previamente haya especificado el cliente. Durante la fase de diseño, la compañía  deberá  hacer uso de sus conocimientos técnicos  para  plasmar el diseño del cliente de forma industrial. 
  3. Fase de pre-impresión. Tras la fase de diseño, la fase de pre-impresión consiste en presentar al cliente el diseño encargado. El diseñador presenta al cliente una única copia del material para determinar si se puede proceder con su reproducción masiva. 
  4. Fase de impresión. Esta fase consiste en la reproducción  de este primer diseño de forma masiva. En esta fase el producto ya se puede palpar. 
  5. Fase de acabado. La finalidad de la fase de acabado es la de embellecer, proteger y conformar el producto impreso, logrando la superficie y el acabado deseados. Para ello, haremos uso de acabados como el plastificado, la serigrafía, la estampación, el troquelado o el engomado.
  6. Fase de embalaje. Consiste en entregar el producto ya terminado al cliente para su distribución. En la fase del embalaje se cierran temas cómo: proteger el contenido, informar al cliente de la composición, y los requisitos para manejarlo, por ejemplo.

Ventajas de subcontratar los servicios

Una vez que ya conocemos cómo se desarrollan los procesos de acabados vamos a mostrarte las ventajas de subcontratar este servicio a una empresa externa:

  • Se reducen los tiempos de entrega. Los plazos son, cada vez más, el factor decisivo en la industria gráfica. Al recurrir a especialistas de acabados gráficos, el cliente reduce las subcontrataciones, que de otra manera se multiplican al tener que aprovisionarse con las diferentes materias primas necesarias, lo que dilatará los plazos. Además, las empresas de acabados controlan a la perfección sus procesos, ofreciendo una alta productividad en cada trabajo. 
  • Se optimizan los costes de producción. Como comentábamos en anteriores posts, es fácil poder reducir los costes cuando subcontratamos los procesos de producción a una empresa del sector. Subcontratar supone reducir los costes en almacenaje, en el gasto de materias primas, en el transporte, y en los costes de gestión, por ejemplo. 
  • La calidad del proceso es máxima. Al contratar una empresa especializada en el sector, no solo contratas maquinaria de alto nivel, sino que también contratas servicios de calidad. El conocimiento de las técnicas en cada proceso y el saber hacer de los operarios especializados en cada acabado permite identificar cualquier inconveniente para corregirlo de inmediato, pudiendo ofrecer siempre la máxima calidad en todos los productos.
  • Se evitan tapones de trabajo. Externalizando los procesos de acabados gráficos aseguras que no se producen fallos en los diferentes acabados que generen además cuellos de botella en los procesos posteriores, garantizando que el servicio sea el mejor.
  • Se coordinan los procesos de producción. Dentro del sector gráfico existen multitud de acabados y posibilidades. Por ello, es imprescindible que los trabajadores estén bien coordinados entre los diferentes procesos productivos. De esta manera, nos aseguramos que los diferentes acabados a realizar sobre un producto se harán en el orden correcto y con los tiempos requeridos para obtener el mejor resultado posible en calidad y plazos. 

Ya lo sabes, si a partir de ahora quieres externalizar tus procesos de acabados gráficos, confiar la gestión de tus proyectos de packaging en profesionales del sector puede ser la solución idónea. En Grupo IMAR somos expertos en llevar a cabo procesos de plastificado, serigrafía, estampación, troquelado, aplicación de ventanillas y engomado. Ponte en contacto con nosotros para cualquier duda. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Sorprendido por lo que Imar puede hacer por tu producto?

Suscríbete a nuestro boletín semanal para mantenerte al día con nuestros últimos proyectos.

Ir arriba